CAROLINAS

Este pastel es un clásico en Bilbao. Su historia se remonta al siglo pasado cuando un pastelero Bilbaino lo ideó para que su hija a la que le gustaba mucho el merengue no se manchara al comerlo. Como le gustó mucho le puso el nombre de su hija a la creación.
























Tiene tanta popularidad que en 2009 a Jokin de Cerio se le ocurrió utilizarla y humanizarla creando a D. Carolino para el cartel de carnavales ganador y, además, el gremio de la pasteleros las reparte de forma gratuita anualmente el día del Fiesta de la Pastelería Artesana de Bizkaia.

El pastel se compone de un cestito de hojaldre, clásicamente relleno de una masa de coco, aunque a mi, personalmente, me gusta más rellena de pastel de arroz (otra delicia típica de Bilbao), que lleva un merengue por encima adornado con yema de huevo y chocolate. 

La receta que os pongo es para 8 carolinas más o menos, lo cierto es que me sobró un poco de hojaldre (los restos de recortar), un poco de masa de coco y un poco de merengue en la manga. Nada era suficiente para montar otra carolina, pero decidí aprovecharlo y crear un postre con todos los ingredientes de la carolina pero en plato, sin montarla.  Para ello hice unos rollitos de hojaldre con el coco que me había sobrado dentro, los horneé y luego los napé con chocolate. Al lado les puse el merengue que había sobrado sobre el que dejé caer la yema que también había sobrado. El resultado es el que veis en la foto. 












INGREDIENTES:
(para 8 carolinas)

Para la cazoleta:

1 lámina de hojaldre 
125 g de coco
100 g de azúcar
1 huevo grande o 2 pequeños 

Para el merengue:

3 claras de huevo (las pesamos)
135 g azúcar (130% del peso de las claras)
40 g agua (el 30 % del peso del azúcar)
cremor tártaro o unas gotas de limón

Para el adorno:
3 yemas
3 cucharadas de azúcar

100 g Chocolate
un chorrito de aceite de girasol 

MODO DE HACER:

1. Cortar el hojaldre en círculos y forrar los moldes (tipo magdalenas) previamente engrasados
2. Rellenar de garbanzos y hornear a 200ºC durante 15 minutos
3. Preparar el relleno mezclando el coco con el azúcar y el huevo batido hasta formar una masa compacta.
4. Sacar las cazoletas del horno, vaciarlas de los garbanzos y rellenarlas con la pasta anterior.
5. Hornearlas nuevamente a 180º C durante 20 minutos, sacar, desmoldar y reservar.
6. Preparamos el merengue para ello ponemos las claras y el cremor tártaro o unas gotas de limón y subimos a punto de nieve. 
7. Preparamos un almíbar poniendo al fuego el azúcar y el agua y lo dejamos que alcance los 118ºC, cuando alcance esa temperatura lo retiramos del fuego lo dejamos enfriar unos segundos y después lo vertemos en forma de hilo sobre las claras mientras seguimos aplicando las varillas. Una vez terminado seguimos batiendo unos 7-10 minutos más o hasta que se enfríe. 
8. Metemos el merengue en una manga y formamos las carolinas sobre los cestitos.
9. Preparamos la yema para adornar mezclándola con el azúcar y poniéndola a fuego muy suave hasta que se deshaga todo el azúcar. 
10. Llegado a este punto con una cuchara dejamos resbalar desde arriba la yema para formar el dibujo. 
11. Se meten al horno a 100ºC para que se sequen. 
12. Al sacarlas del horno se pintan con el chocolate. para ello derretimos el chocolate con un chorrito de aceite de girasol y dejamos resbalar el chocolate por una cuchara. 

Imprimir artículo

5 comentarios :

  1. Pues vaya con las carolinas !! Tienen que estar muy ricas.
    Olé por la repostería de Bilbao!!
    Un beso
    Lourdes

    ResponderEliminar
  2. Hola Magdalena,
    ahhh qué ricas las carolinas. La receta muy chula, me has trasladado en tiempo y espacio, muchas gracias
    bss cristina

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    tenía muchísimas ganas de hacer esta receta y ahora sin falta lo voy a intentar, pero con tartaletas de arroz, en mi casa van a caer mejor que el coco.
    Pones que el cremor tártaro se puede sustituir por limón, ¿y por bicarbonato?
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo! gracias por la visita y también por el comentario. El bicarbonato sódico se suele emplear como levadura en aquellas preparaciones que contienen un componente con carácter ácido (como cacao, nata agria, melaza...) porque cuando reacciona desprende dióxido de carbono. Pero, en el caso del merengue lo que queremos es acidificar la mezcla. Cualquier acidulante (limón, vinagre blanco, crémor tártaro) baja el pH de la mezcla. Este hecho desnaturaliza la albúmina y facilita que unas proteínas de la clara (las globulinas, que son las mejores productoras de espuma), coagulen, formen espuma y se endurezcan, lo que hace que el batido sea más consistente. Así que no te aconsejo el bicarbonato, ni la sal (que tanta costumbre hay de usar) sino limón, vinagre o crémor tártaro. Espero que te salgan estupendas. Nos cuentas! Besos

      Eliminar
  4. Kaixo! Soy de Santurtzi y personalmente el merengue no me hace mucha gracia pero las carolinas están de vicio, al igual que el bollo de mantequilla, el ruso, el pastel de arroz... Mila esker por tu blog y sigue así, me encanta. Bss desde STZ

    ResponderEliminar

Es un placer encontrarte y poder leerte. Tus comentarios me permiten saber que estás ahí y me animan a seguir. Gracias!