TARTA CAPUCHINA O TARTA DE YEMA , LA CLÁSICA

Esta tarta es un clásico, y aunque hoy en día no está demasiado de moda pero como hoy la he hecho para entregar pues he decidido subirla ya que tiene muchos adeptos, encanta a todo aquel al que le guste la yema. 

Es una tarta de yema se puede decir eso porque lleva yema por dentro y yema por fuera y muy poca cosa más, es un bizcocho que no lleva azúcar y sólo un poco de maicena, lo demás es todo huevo, un almíbar que emborracha el bizcocho y que es el que le proporciona el dulzor y una cobertura de nuevo de yema. Es un bocado fino y exquisito. 

Tendréis que perdonarme que no tenga fotos del corte y casi no tengo fotos ni de la tarta, la cosa es que cuando ya la tenía hecha y la iba a meter en su caja para entregarla he pensado que no tenía esta receta en el blog y que bien merecía la pena, así que he sacado la máquina a la carrera y le he hecho un par de fotos a todo correr y de aquella manera.  He cerrado la caja y la he entregado junto con un ruso típico de Bilbao que me habían encargado. 

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:
11 yemas
1 huevo entero
40 g de maicena

Para el almíbar de calar:
100 g agua
250 g azúcar
Corteza de naranja (sin lo blanco)
un chorrito de cointreau

Para la yema que recubre:
6 yemas
2 cucharadas de café de maicena
150 g de azúcar
100 g de agua

Para decoración:
Azúcar glas

MODO DE HACER:

1. Precalentar el horno a 160º C.
2. Montar las yemas y el huevo hasta que tripliquen el volumen y estén muy firmes. Se tardará unos 10 minutos más o menos.
3. Añadir la maicena sobre los huevos e integrar con movimientos envolventes. 
4. Encamisar un molde de 24 cm con grasa y azúcar glas y pasar la mezcla al molde (altura máxima 3/4 de la altura del molde). Para esta tarta yo suelo usar moldes de aluminio de los desechables con bastante altura, me gustan esos porque sube muy bien la tarta y porque despega genial del fondo y las paredes lo que ayuda mucho a desmoldar.
5. Hornear al baño maría durante unos 15-20 min (controlar con una aguja que esté hecho, cuidado que no se pase). Para el baño maría lo que hago es poner agua en la bandeja de horno más profunda que tengo y poner encima el molde con la masa del pastel.
6. Mientras tanto preparar un almíbar flojo poniendo al fuego todos los ingredientes y llevándolos a ebullición. Reservar.
7. Cuando se saca del horno, sin desmoldar, se pincha un poco el bizcocho con una brocheta y se baña con el almíbar de calar. Usar todo el almíbar porque el bizcocho lo absorberá todo y hay que tener en cuenta que el bizcocho no lleva azúcar y que este almíbar será el que ponga dulzor a la tarta y además la tarta tiene que quedar húmeda por dentro. 
8. Se deja reposar durante 24 horas, bueno, con 12 es suficiente :), si haces la tarta por la noche la puedes terminar por la mañana.
9. Para la cobertura de yema: se baten las 6 yemas con la maicena
10. Se prepara un almíbar a 118ºC con el agua y el azúcar. 
11. Se echa el almíbar sobre las yemas sin dejar de remover en ningún momento.
12. Se pasa la mezcla de nuevo al cazo y se pone al fuego otra vez hasta que espese. La textura tiene que ser la de unas natillas muy gordas. 
13. Al día siguiente se desmolda el bizcocho, se pone la yema sobre él y se extiende en una capa uniforme.
14. Se deja que seque un poco la capa de yema y se espolvorea con azúcar glas haciendo unos rombos con una espátula (se pueden quemar las rayas con soplete si se quiere, yo no lo he hecho). 

Y ya sólo queda degustar esta maravilla de yema!




Imprimir artículo

5 comentarios :

  1. Nunca hice esta tarta y sinpre desperto mi interes muchisimo, pero no me parce una tarta fácil de hacer, te quedo maravillosa, tengo muchas ganas de probarla y a lo mejor me animo, de momento con tu permiso me quedo la receta..Bess

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esther! te aseguro que parece más difícil de lo que es, es muy fina y merece la pena intentarlo, los tips: montar bien, pero bien las yemas, no calentar demasiado el horno (150-160ºC) y cocer al baño maría 15-20 min sin pasarte del tiempo, calarla bien calada con el almíbar, y el éxito lo tienes asegurado, Y por supuesto que puedes llevarte la receta!, un beso grande.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Hola! me encantan tus recetas y esta tarta me encantaba en mi infancia con lo que me he animado a hacerla.. La base creo que ha quedado bien pero la crema.. ¡un desastre!!
    ¿puedes resolverme un par de dudas? En el paso 13, cuando pongo la crema sobre la base ¿la crema, también , tiene que estar hecha del día anterior o se hace en el momento? el color de la crema me ha quedado mas blanquecino, no con ese color amarillo estupendo ¿por que puede ser? ¿cuanto tiempo tengo que dejar el almibar a 118º?
    Muchas gracias de antemano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Camino, a ver si podemos resolver tus dudas: 1. La cobertura de yema la hago en el momento, no de víspera. Sólo el bizcocho de yemas para que absoba bien el almibar con el que lo bañas. 2. El color de la crema te ha quedado blanquecino seguramente porque le has metido aire. Cuando mezclas las yemas con la maicena no debes incorporar aire a la mezcla, tienes que remover pero sin batir, al igual que cuando le echas el almíbar. Si usas una varilla y mueves con mucha energía añadirás aire y la crema pasará de tener un color naranja a un color blanquecino. No debes parar de mover para que no se cuaje pero no debes incorporar aire, queremos una crema no una mousse. 3. Cuando haces el almíbar ten un termómetro a mano a no ser que sepas ver la temperatura del almíbar sobre la encimera y en cuanto llegue a 118° retiras el cazo del fuego, lo dejas unos segundos fuera para que repose hasta que veas que la ebullición se detiene y que tu almibar está transparente y ya no tiene burbujas y lo vuelcas en ese mismo momento en hilo sobre las yemas removiendo constante pero no demasiado energicamente (por lo del aire que hemos dicho arriba). A ver si hemos dado con la soluciòn a tus problemas y la próxima te sale bordada. Si es así cuéntamelo! Si te queda alguna duda más vuelve a preguntar. Saludos!

      Eliminar

Es un placer encontrarte y poder leerte. Tus comentarios me permiten saber que estás ahí y me animan a seguir. Gracias!