ROSCON DE REYES

Aunque no hemos llegado todavía a la fecha del 6 de Enero, porque estamos en el día de Santo Tomás, día de gran mercado, y una de las fechas señaladas que, junto con el día de la lotería, marca el comienzo de las fiestas navideñas, como lo prometido es deuda chicas, pues este finde subo el post de la receta del roscón de reyes, así Helen no podrá echarme la bronca, jeje, y como os prometí que la subiría pues aquí está. Además, subiéndola con tiempo podemos ir ensayando para que cuando llegue el día nos salga un roscón bordado. 
Un roscón de reyes es un pan festivo, es decir un pan enriquecido con huevo, azúcar, mantequilla y un sinfín de aromas (ron, cítricos...) entre los que no puede faltar el imprescindible: azahar, porque un roscón sin azahar no es un roscón.

Estos panes llevan mucha elaboración y tiempo de preparación, pero la verdad es que merece la pena el esfuerzo porque son deliciosos, pero creo, por otro lado, que es precisamente el esfuerzo y el tiempo de elaboración lo que hace que sea un pan para un momento especial y que no estemos comiendo roscón todo el año.

Para mi esta es la mejor receta de roscón casero que conozco, y aquellos que la han probado comparten este criterio conmigo.
 
Solo un apunte más antes de pasar a la receta, se puede amasar a mano, aconsejo un amasado francés, pero también nos podemos ayudar de una amasadora como por ejemplo una Kitchen Aid. Con respecto a la thermomix, mi criterio es que este tipo de masas las corta más que amasarlas, por lo que no me gusta usarla para amasar, aunque admito que también sale con la thermo, de hecho conozco a varias personas que la usan para el roscón.
 
No voy a darle más vueltas, porque seguro que ya todos conocéis el tema del haba, del premio y, además en cada casa se hace de una forma diferente el pago del roscón.
Aquí os dejo la receta:

INGREDIENTES:
Para un roscón de 1 k o 2 de medio kilo
 
375 g de harina de fuerza
75 g de leche
75 g de agua
10 g de levadura de panadería fresca
10 g de sal
76 g de mantequilla muy fría (de la nevera)
1 huevo
40 ml de ron
40 ml de agua de azahar
Piel de 1 limón
Piel d 1 naranja
76 g de azúcar
38 g de agua
Para la decoración, todo opcional, elegir lo que más guste:
azúcar perlada o azúcar humedecida,
frutas confitadas, almendras, avellanas...
MODO DE HACER:
1. Mezclar la leche, el agua, el huevo, el ron, el agua de azahar, la piel de la naranja y el limón y batir bien hasta que todo se incorpore.
2. Echar la harina e integrar hasta que quede una masa.
3. Dejar reposar de unos 20-30 minutos a 1 hora para la autolisis de la masa (proceso que se inicia al humedecer la harina con agua y que permite mejorar la hidratación de las proteínas de la harina mejorando la estructura de las proteínas del gluten. Por otro lado, permite actuar a la encima proteasa responsable de la degradación de la proteína).
4. Mientras el tiempo de autolisis preparamos el azúcar: se mezcla el agua con el azúcar, se bate y se deja reserva.
5. Pasado el periodo de autolisis se añade la levadura a la masa. Para ello se disuelve la levadura en un poco de agua y se incorpora a la masa hasta que quede integrada.
6. Añadir la sal y amasar con los descansos que hagan falta hasta tener una masa elástica y bonita.  Este es el momento de amasado real de la masa, luego ya sólo se añaden los ingredientes que faltan, pero para cuando se añade el azúcar y la mantequilla la masa tiene que estar ya elástica y completamente amasada.
7. Se añade el azúcar,  para ello añadimos la masa de azúcar que hemos preparado.
 
En la imagen se ve como va evolucionando la masa en todos los pasos.
 
8. Se añade la mantequilla: para ello se aplana la mantequilla con un rodillo enharinándola y se pone encima de la masa introduciéndola ligeramente con los dedos, se amasa hasta integrarla.
9. Bolear la masa y colocar en un bol engrasado con la parte superior de la bola hacia abajo durante una hora si lo vamos a hacer seguido seguimos, si no (si dejamos para hacer la segunda parte al día siguiente, cosa que yo recomiendo), doblamos la masa, la filmamos y la metemos en la nevera hasta el día siguiente.
 
10. se saca de la nevera, se deja templar la masa, se desgasifica con cuidado (se quita el gas que tiene la masa), se dobla y se pone sobre la mesa enharinada.
11. Se bolea y se deja reposar 10 minutos.
12. Meter el rodillo en el centro de la masa y comenzar a formar el roscón.
13. Poner el roscón ya formado sobre la bandeja de horno forrada con papel de hornear y pintar con huevo, pintando bien toda la superficie.
14. Se deja reposar para un segundo levado (lo óptimo es entre hora y media y dos horas). Este levado recomiendo hacerlo en el horno, con el horno apagado y metiendo en la parte inferior del mismo un cazo con agua hirviendo para que haya vapor en durante el levado.
15. Al sacar el roscón del horno encendemos este para precalentarlo a 180ºC. El roscón por su parte lo volvemos a pintar con huevo, le ponemos las frutas como adorno y el azúcar perlada o  humedecida o los frutos secos.
16. Hornear con el horno precalentado a 180º durante 15 minutos (dependiendo del horno puede ser más o menos tiempo, también depende del tamaño del roscón), dándole la vuelta a la bandeja a la mitad del horneado. Se hace la prueba con una aguja o bien con un termómetro: el roscón tiene que alcanzar los 85º internos para estar hecho.
 
y ya tenemos nuestro roscón de reyes, trabajoso, si, pero rico, riquísimo y con una miga que da gusto verla.
 
 
Imprimir artículo

1 comentario :

Es un placer encontrarte y poder leerte. Tus comentarios me permiten saber que estás ahí y me animan a seguir. Gracias!