PASTEIS DE VOUZELA UNOS RIQUÍSIMOS PASTELITOS DE YEMAS

Siempre que voy a Portugal me traigo alguna receta de allí. No sólo saladas como el riquísimo bacalao a bras, sino también también recetas dulces. Posiblemente los pasteles más conocidos de Portugal son los de nata o Belem, pero hay otros, tanto o más ricos pero mucho menos conocidos. El año pasado os puse la receta de pasteis de feijao que son unos excelentes pasteles de almendra y yema, y esta vez me he traído varias recetas, como la de estos riquísimos pasteles de yema "pasteis de Vouzela". 


Vouzela es una pequeña Vila del Portugal de unos 1500 habitantes que hace desde hace muchísimos años estos pastelitos. Los más famosos hoy en día son los del café central. Esta receta es secreta pero creo que la que vamos a hacer hoy está muy conseguida. Ya me contaréis. 

La base fundamental son las yemas, una por cada pastelito. Si hacemos 6 pues 6 yemas y si queremos 12 pues una docena. En la receta pongo las cantidades para 10 pasteles pero también las cantidades por huevo por si quieres hacer una cantidad distinta. 

INGREDIENTES:
Uno o dos paquete de masa filo (depende de la cantidad)
mantequilla (no hace falta mucha cantidad, sólo para pincelar)
320 g de azúcar (32 g por cada yema)
250 g de agua (25 g por cada yema)
10 yemas de huevo (para 10 pastelitos si quieres hacer otra cantidad 1 yema por pastelito y calcula los demás ingredientes en función de ellas)

MODO DE HACER:

1. Preparar un almíbar con el agua y el azúcar hasta punto hebra y dejar reposar,
2. Separar las claras de las yemas. Colar las yemas con un colador.
3. Verter el almíbar sobre las yemas, colocar esta mezcla al fuego y remover continuamente hasta que espese. La textura tiene que ser como la de una crema pastelera. Dejar enfriar.
4. Preparar la masa filo: para ello cortar una hoja en cuatro partes, pincelar con la mantequilla derretida y poner otra hoja encima. Poner el relleno y formar un paquetito doblando los dos extremos laterales hacia el centro. Pincelar el paquete por la parte superior con la mantequilla para que se sujeten los extremos doblados.
5. Hornear durante unos 10-15 minutos o hasta que estén dorados.
6. Espolvorear con azúcar glas.

Verás que este bocadito portugués es muy, muy rico y sencillo de hacer. Ya me dirás si a ti te gustan tanto como a mi.  

Imprimir artículo

2 comentarios :

  1. Impresionantes Magdalena, ahora que los leí al detalle, me suena haberlo vistos antes....pero han sido los tuyos los que me han hecho babear a base de bien mi niña.
    Habrá que hacerlos, no sé cuando, pero estos vienen a pendientes. Sólo de pensarlo ya me voy derritiendo, además no son muy difíciles, aunque hay que coger el punto del almíbar, en fin, pondremos el empeño.
    Besotesss y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espera a probarlos y me cuentas, son adictivos! Besos Nuria y feliz lunes.

      Eliminar

Es un placer encontrarte y poder leerte. Tus comentarios me permiten saber que estás ahí y me animan a seguir. Gracias!