TARTA CUMPLEAÑOS INFANTIL 1 AÑO - COBERTURA CHOCOLATE BLANCO

Hoy es un día muy especial es el cumpleaños de Iñigo aunque años, años no cumple solo es un añito. Quería hacerle una tarta especial para este día, él no se va a enterar de la tarta pero espero que con los años tenga un recuerdo en las fotos, y a mi me hacía mucha ilusión hacerle algo especial. 

Quería hacer una tarta infantil, pero sabrosa, no quería trabajar fondant, así que se me ocurrió hacerle "un uno". Miré los moldes que hay de unos pero me parecieron caros para un solo uso, porque no sé cuando iba a volver a hacer una tarta de cumpleaños para un niño de un año, o una tarta para alguien que haya quedado el número 1 de algo. Así que puse en marcha la ingeniería casera e hice una plantilla de un número 1, en realidad hice dos, una más pequeña de un tamaño que se pudieran recortar dos unos en una plancha de bizcocho y otra, que es la que utilicé, para la que se necesitaban dos planchas de bizcocho. Si queréis descargaros las plantillas aquí tenéis la pequeña (30x15cm) y aquí tenéis la grande (40x21cm). 

Luego recorté las planchas de bizcocho poniendo la plantilla encima, hice un almíbar para emborracharlas, un relleno, o mejor dicho dos, uno de dulce de arándanos y otro una crema de mascarpone, monté las planchas con el relleno en medio y lo cubrí con una cobertura de chocolate blanco. Decoré poniendo su nombre con lacasitos pequeños y los costados los adorné con pequeños confetis de azúcar. 

Quedó una pedazo tarta, vamos, para celebrar una familia muy numerosa. Por eso si quieres una más pequeña usa la plantilla pequeña. 


INGREDIENTES:

Para cada uno de los bizcochos plancha (yo he hecho dos):
5 huevos
150 g de harina
150 g de azúcar

Almíbar:
150 g de azúcar
150 g de agua
un chorrito de ron

Para el relleno:
Dulce de arándanos, puedes poner cualquier dulce de frutos rojos gordito que tengas. 

para la crema de queso:
400 g de nata 35%
60 g de azúcar
250 g de mascarpone

para la cobertura:
160 g de azúcar
100 g de agua
2 huevos
200 g de mantequilla
500 g de chocolate blanco
8 cucharadas de agua

MODO DE HACER:

El bizcocho plancha:

Separar las claras de las yemas. Batir las yemas con el azúcar para blanquearlas hasta punto cordón, es decir de forma que al levantar la varilla la masa caiga como si fuera un cordón. Las yemas quedarán blancas y doblaran-triplicarán el volumen..
Por otro lado levantar las claras a punto de nieve. Incorporamos estas claras a las yemas con el azúcar poco a poco y con movimientos suaves y envolventes para perder la menor cantidad de aire posible.
Añadir la harina sobre la mezcla anterior y mover con una espátula suavemente hasta que se integre en su totalidad. 
Forrar una bandeja de horno con papel y poner la masa extendiéndola bien de forma que quede lo más uniforme posible. 
Meter en el horno precalentado a 180ªC durante 15 minutos o hasta que se haga. Tener cuidado que las esquinas no se endurezcan y se quemen. 
Si se va a hacer la plantilla grande como en mi caso, repetir esta operación para obtener dos planchas.

El almíbar:
Mezclar el azúcar con el agua y el ron y poner en el fuego hasta que se disuelva y empiece a engordar un poco (no demasiado para poder emborrachar el bizcocho).

La crema de mascarpone:
Batir la nata fria y cuando empiece a espesar echar el queso y el azúcar y seguir batiendo hasta obtener una crema bien montada. Reservar.

La cobertura de chocolate blanco:

Para hacer esta cobertura he hecho primero un almíbar poniendo en un cazo el azúcar y el agua y llevándolo a 115ºC. Sacar del fuego y dejar reposar uno o dos minutos.
Batir los huevos y verter el almíbar en hilo sobre los huevos sin dejar de batir para que estos no se cuajen. Se añade la mantequilla cortada en dados a temperatura ambiente y se sigue removiendo. Por último se añade el agua y el chocolate blanco después de derretirlo en el microondas (aconsejo no usar la potencia máxima y derretirlo a golpes de 30 s cada uno removiendo cada vez. Es mejor hacer más pausas y programar menos tiempo que que se nos queme).
Incorporarlo toda hasta que se haga una masa homogénea.

Montaje:

Cortar las planchas de bizcocho con la plantilla del uno. Calar los bizcochos con el almíbar preparado. Poner en uno de los números una generosa capa de dulce de arándanos cuidando de dejar los bordes libres para que no se desborde. En el otro bizcocho untar una capa muy ligera del dulce de arándanos.
Sobre la capa generosa de dulce ponemos una capa de la crema de mascarpone preparada y cubrimos con la plancha de bizcocho que tiene una ligera capa de dulce de arándanos.
Poner sobre una rejilla y verter por encima la cobertura de chocolate blanco preparada ayudándonos con una espátula para que quede toda la superficie y los laterales uniformes.
Cuando haya endurecido un poco pero antes de que la cobertura endurezca del todo decorar con los lacasitos con el nombre o lo que queramos y los laterales de la tarta con los confetis.
Meter en el frigorífico hasta que se vaya a consumir.

Y Iñigo ya tiene su primera tarta dedicada, Zorionak!!!!!


Imprimir artículo

5 comentarios :

  1. Pues zorionak a Íñigo!!! Vaya tarta chula, qué colores... Y que buena opción utilizar cobertura de chocolate en lugar de fondant (es que a nosotras el fondant, como que no :)....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Si Laurel y Menta, a mi también me gusta más que tenga cobertura de chocolate y no Fondant, así no esta tan dura la conertura y más suave. Me apunto la receta. ¡¡felicidades por el post!!

    Un saludo

    www.sdesabor.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué chuli¡ Ha quedado muy alegre y con esos ingredientes tiene que estar riquísima. Me gusta mucho Magdalena, un recuerdo para Índigo cuando crezca y vea las fotos. Besos, Dwa

    ResponderEliminar
  4. Hola Magdalena con cual de las mezclas va la harina con las claras o con las yemas , me gusta mucho esta receta y no quiero cometer un error gracias!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alicia, muchas, muchas gracias por tu comentario, con él me he dado cuenta que no había puesto como añadir la harina! así lo puedo arreglar. Tienes que añadir las claras a punto de nieve a las yemas a punto cordón, hazlo poco a poco, cucharada a cucharada para que se integre bien, no de golpe. Cuando tengas esta mezcla bien homogénea añades sobre ella la harina también poco a poco integrándola con movimientos envolventes con una espátula. Espero haberte ayudado y seguro que te sale estupendamente. Ya me contarás y gracias de nuevo por visitarme y comentar!

      Eliminar

Es un placer encontrarte y poder leerte. Tus comentarios me permiten saber que estás ahí y me animan a seguir. Gracias!