MACARRONES DE BILBAO

Nos estamos acercando a la fecha de San Blas (3 de febrero), así que ya va siendo hora de empezar a hacer estos bocaditos, estas pastas llamadas macarrones, que la tradición manda llevar a bendecir al Santo junto con los caramelos de malvavisco, las opillas (tortas) y los cordones de colores que se colocan después en el cuello y se llevan durante 9 días y para acabar quemándolos, todo esto con el fin de remediar los males de garganta. No sé si mejorará nuestra salud en la zona de la garganta lo que si sé es que nuestro estómago se dará un homenaje y tendremos mejor humor.

Estos macarrones son típicos de Bilbao, yo no los he visto en otro sitio, y si bien llevan los mismos ingredientes que los clásicos "macarrons" franceses son mucho más sencillos de hacer, requieren menos técnica, pero están muy ricos. 

Son unas pastas que tienen una capa durita por fuera pero que por dentro son más blanditos, la receta que presento hoy es una mezcla de la del restaurante "El Amparo" (p.212) y la de casa. En la primera usan tres cuarterones de harina de almendra (1 cuarterón = 115 g) y 200 g de azúcar por cada cuarterón, en la segunda se emplea menos cantidad de azúcar (100 g de azúcar por cada 150 g de almendra), con una me parece que salen demasiado dulces, y los otros me parece que necesitan más azúcar así que en la receta que os presento hoy se pone la misma cantidad de azúcar que de harina de almendra. 

Por otro lado en la de "El Amparo" no les ponen canela y en la otra una cucharadita, a mi me gustan con un poco de canela pero no tanto como una cucharadita, yo les pongo solo la punta del mango de una cuchara o media cucharita más o menos. Por último todos tienen limón pero unos esencia de limón y los otros corteza de limón. Cualquiera de las dos versiones es válida, incluso la del zumo de limón, cada uno puede añadir según su gusto.


INGREDIENTES:
(para unos 12 macarrones)

125 g de almendra
125 g de azúcar glas
1 clara de huevo
la punta del mango de una cuchara o media cucharita de canela
la ralladura de piel de limón o el zumo de medio limón o esencia de limón (al gusto)
3 cucharadas de azúcar en grano para rebozar

MODO DE HACER:

1.- Separar la clara de la yema
2.- Mezclar la harina de almendra con la canela y con el azúcar glas
3.- Verter la mitad de la clara sobre la masa anterior y mezclar. No hay que amasar, sólo mezclar hasta conseguir una masa homogénea y un poco pegajosa.
4.- Añadir el limón (en zumo o en corteza rayada) y el resto de la clara si se necesita. Tener en cuenta que la masa no debe de quedar ni demasiado blanda ni demasiado seca. Tal y como se indica en el libro de "El Amparo" si quedara demasiado blanda habrá que añadir más almendra, si está demasiado seca más clara. La textura adecuada de la masa es pegajosa pero que se pueda trabajar bien sin que se nos quede en las manos. 
5.- Hacer bolas con la cantidad de masa que cabe en una cuchara más o menos, y aplastar las bolas un poco para que tomen forma de hamburguesita pequeña.
6.- Rebozar estas en azúcar grano y ponerlas sobre una bandeja de horno forrada con papel de horno. 
7.- Cuando ya tenemos todos los macarrones preparados los metemos en el horno precalentado a 170-180º durante 8-10 minutos. El punto es parecido al de las cookies, tienen que sacarse del horno blandas, de forma que al enfriar creen una capa más dura por fuera pero queden blandos por dentro. 






















Nota tras la publicación: Hoy mismo, a primera hora de la mañana he publicado esta entrada diciendo que no había visto estos macarrones en otra parte, pues bien, esta misma noche ojeando el libro Repostería de Christophe Felder ed Everest me he encontrado con sorpresa que en la página 602 hay una entrada titulada "MACARRONES A LA ANTIGUA" que contiene una receta muy similar a esta, si bien usa un poco de miel y no añade ni limón ni canela, y, por último los rellena. Sospecho que la receta de "El Amparo" proviene de estos macarrones a la antigua ya que las mujeres que llevaban el restaurante se habían formado en Francia. Como me gusta encontrar los origenes!
Imprimir artículo

2 comentarios :

  1. Me ha encantado tu blog, eres muy minuciosa a la hora de poner tus recetas no les falta detalle y lo explicas todo muy bien ¡¡¡¡¡¡¡ME HA ENCANTADO !!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Cómo me gustan estos dulces clásicos, caseros y rústicos! Los añado a mi surtido de pastas para el café, ¡qué apetecibles!

    ResponderEliminar

Es un placer encontrarte y poder leerte. Tus comentarios me permiten saber que estás ahí y me animan a seguir. Gracias!