DESDE BERGEN CON AMOR... TARTA HELADA DE CHOCOLATE BLANCO, UNA RECETA ESPECIAL

Por Raquel González Setien , maestra chocolatera y sommelier de chocolate

Si, ya se que el título de este post suena un poco extraño, pero es que según mi plan original, el post de esta semana iba a estar escrito desde Amberes...¿qué ocurrió?bueno, el martes por la mañana llegué  yo felizmente al aeropuerto de Bergen, en donde estaba diluviando, feliz en falda corta y sandalias (porque el pronóstico del tiempo en Amberes era de 25 grados, martes y miércoles). El propósito del viaje era elegir moldes de chocolate en la que probablemente es la mejor tienda de moldes para bombones de toda Europa, Chocolateworld, un lugar de peregrinaje para todo chocolatero, y la cafetería en la que estamos llevando a cabo este proyecto bean to bar, me pagaba este viaje relámpago de un día...


Pero al tratar de sacar mi tarjeta de embarque, algo fallaba, y parecía que la referencia estaba mal...así que tuve que ir al mostrador, donde un señor muy amable, me dijo....”Señorita, ha venido usted con un mes de antelación....” Y bueno...la verdad es que me dio un ataque de risa... creo que normalmente me hubiera cabreado muchísimo, pero parece que esto fue un mecanismo de defensa del cerebro para decirme que no valía la pena cabrearse....así que...cogi el bus de vuelta (por cierto que me metí en un bus equivocado) y para casita a dormir. Fue un récord, todo el día comprando billetes de avión y en media hora descubro que los he comprado mal y además me meto en un bus que me lleva bastante más lejos de mi casa)

Más tarde, decidí que merecía algo bueno, y lo que hice fue servirme un trozo de tarta, una tarta riquísima cuya receta había pensado compartir con vosotros este verano, y que yo hice el otro día.

Aunque el chocolate no es un producto típico de verano, esta es una tarta helada de chocolate blanco, que, creedme, es riquísima en cualquier estación y en cualquier ocasión. Hace unos 6 o 7 años, una señora llamada Randi me invitó con una amiga a tomar café en su casa, con algo para picar. Alli había un grupo de señoras encantadoras cuya media de edad era 75+, muy majas todas ellas, y la Señora Randi había preparado un Aspic de esos que uno ve en las películas, entre otras cosas, y de postre...esta tarta.

Le tuve que pedir la receta, pues era deliciosa, y para mí, se llama la tarta de la Señora Randi.... aquí os pasó la receta:

INGREDIENTES:
Base:                                                               
300g masa de mazapán*                      
3 huevos                                                         
2cucharadas de cacao en polvo  

Relleno:
250 g de chocolate blanco
600 ml de nata fresca
4 yemas de huevo

Salsa de frambuesa:
200 gr.frambuesas
1dl azúcar (90g)


Si disponemos de la masa de mazapán, la rallamos. Batimos ligeramente los huevos con el cacao, y lo mezclamos con el mazapán. Distribuimos esta masa en una forma (molde) redonda de las de 24-26 cm, previamente engrasada y lo horneamos en la mitad del horno a 175 grados durante 20 minutos. Luego dejamos enfriar.

Derretimos el chocolate al baño María, montamos la nata y batimos las yemas de huevo. Después mezclamos cuidadosamente las tres cosas, pero sin dejar de batir. Si tenemos una heladera, yo aconsejo pasarlo un cuarto de hora o así por ella, pues el chocolate blanco, al ser básicamente grasa, tiende a endurecerse de manera aislada al contacto con el frío, y si uno no lo remueve constantemente al principio se hacen cristalitos de chocolate blanco, lo cual no es que sea un problema, pero la tarta quedara con una textura más cremosa y elegante al pasarla por la heladora, y de ahí, sobre la base ya enfriada. Y ya, al menos 3 horas en el congelador...

A la hora de servirla, es bueno sacarla al menos 15-20 minutos antes de servirla, para que se vaya ablandando un poco. Batimos las frambuesas, en una batidora de vaso. Si son congeladas le añadimos un poquitín de agua, 50 ml. serian suficientes, junto con el azúcar, y la servimos junto con la tarta...

Espero que tengáis oportunidad de prepararla y probarla, pues es exquisita. Y, eso, si...la semana que viene, os escribiré desde Amberes, si es que esta vez los billetes están correctos😊

 *Si no disponemos de masa de mazapán, pues soy consciente de que por allí no se encuentra esto en todos los tiempos, siempre podemos recurrir a una base de almendra como esta:
200g almendra molida
200g azucar
2 huevos
2 cucharadas de cacao
Batimos todo, y lo horneamos del modo que indicamos en la receta. Esta base vendría a ser algo parecido a la de la receta😊


Imprimir artículo

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Es un placer encontrarte y poder leerte. Tus comentarios me permiten saber que estás ahí y me animan a seguir. Gracias!