CREMA DE ESPINACAS Y CALABAZA - CREMA LIGERA

No soy demasiado sopera pero me encantan las cremas de vegetales, me gusta hacerlas y me gusta comerlas, más o menos espesas, de un único ingrediente o de varios, enriquecidas con leche o nata y sin enriquecer. Las suelo improvisar sobre la marcha con ingredientes frescos de temporada.
Tengo todavía bastante calabaza de la recogida este año y hago frecuentemente una crema de calabaza que ya os pondré otro día pero esta vez tenía unas espinacas (aunque aún es un poco pronto para recogerlas de la huerta) y pensé en añadírselas. 

Las espinacas son muy sanas (alto contenido en provitamina A y vitaminas C y E, todas ellas de acción antioxidante. Contienen vitaminas del grupo B como folatos, B2, B6 y, aunque en menos cantidad, también contienen B3 y B1.), pero, además de esto, lo que me interesa contaros ahora es que en puré dan una textura finísima un poco como aterciopelada en boca.  No sé si conoces la tarta dulce de espinacas, es exquisita, muy famosa en Bilbao hace unos años, pero ¿por qué te cuento esto aqui? pues porque aprovecha esta cualidad de las espinacas que confieren a la crema una textura especial. 

Pero hoy no vamos de dulce, vamos de salado y de sano, así que aquí os dejo con la receta de la crema.

INGREDIENTES:

1 cebolla
300 g de espinacas
g de calabaza
1 bote de leche evaporada 

MODO DE HACER:

1. Poner un poco de aceite en una olla
2. Cortar la cebolla, no hace falta que sean trozos demasiado pequeños, con un tamaño medio será suficiente. 
3. Añadir al aceite junto con la sal y dejar pochar
4. Añadir la calabaza y rehogar un poco
5. Añadir las espinacas y agua. La cantidad de agua dependerá de la olla que estés usando, si es una rápida te bastará con 3-4 dedos de agua, si no es exprés necesitarás más cantidad. Es mejor que te pases por más que por menos ya que si ves a la hora de hacer el puré que tienes demasiado líquido puedes retirarlo y este caldo te servirá luego para cocer un arroz o una pasta. 
6. Dejar hervir hasta que la verdura esté hecha (en olla rápida en 4 minutos lo tendrás) 
7. Pasar con la batidora hasta que quede en consistencia de puré.
8. Añadir la leche evaporada de forma que el puré se nos transforme por arte de magia en crema. Ponle la cantidad que te apetezca buscando el punto de textura y de liquidez que más te guste.

Imprimir artículo

1 comentario :

  1. Te ha quedado maravillosa esta cremita!! que pintaza y la presentación un lujo lleno de detalles...Bess

    ResponderEliminar

Es un placer encontrarte y poder leerte. Tus comentarios me permiten saber que estás ahí y me animan a seguir. Gracias!