CRUMBLE DE ALBARICOQUES O ALBÉRCHIGOS UN BUEN POSTRE DE VERANO

Hace ya bastantes días que no publico y ya me estáis echando la bronca, en mi descargo decir que, aunque tengo varias recetas preparadas, fotografiadas, etc, no consigo sacar tiempo para poder subirlas al blog. Pero ya  estoy aquí de nuevo, y con un postre que me encanta para el verano: crumble de albaricoques, me gusta porque aunque es de horno no es pesado y se hace en un pis-pas, se utiliza fruta de temporada, como son los albaricoques o albérchigos como se les suele llamar por estos lares y, además no es excesivamente pesada. 

Además, a mi es un postre que me encanta para llevar, tanto si se trata de un pic-nic campestre como si vamos invitados y queremos llevar algo, y por qué? pues porque como no se desmolda te lo puedes llevar en el mismo molde en el que lo haces filmado y llegará en perfectas condiciones. 

.En la receta del crumble de fresas ya os conté que este tipo de tartas provienen de Inglaterra y en concreto tienen su origen en la escasez de alimentos en la 2ª guerra mundial que no permitía hacer las tartas a la antigua usanza con tartaleta y muchas veces incluso cobertura. Aunque el origen es la carestía estas tartas son realmente exquisitas.

Se pueden servir en frío pero son también exquisitas templadas y con un poco de helado, en concreto esta,, la de albaricoques, puedes servirla con helado de avellana o de vainilla.  ¿quién da más? 

INGREDIENTES:

850 g de albaricoque sin hueso (1 k con hueso más o menos)
40 g de maicena (harina de maiz)
zumo de medio limón (o de uno si te gusta el relleno con un punto ácido).
media cucharadita de sal gorda
180 g de azúcar (100 para el relleno y 80 para la masa)
80 g de harina
40 g de almendra granulada (puede ser molida)
30 g  copos de avena
60 g de mantequilla y un poco más para el molde
una pizca de canela
Optativo: un chorrito de amaretto o de licor de avellanas yo suelo añadirlo porque le da un toque muy especial. 

MODO DE HACER:

1. Cortar los albaricoques en trozos (si quieres puedes pelarlos pero yo los pongo sin sin pelar habitualmente).
2.Disolver la maicena con el zumo de limón, añadirle la sal gorda (si vas a añadir el amaretto este es el momento). Mezclar con los albaricoques en pedazos y con 100 g del azúcar. 
3. Untar el molde con mantequilla y poner en el los albaricoques,  
4, Precalentar el horno a 200º C.
4. Poner en un cuenco la harina, la almendra, un poco de canela (al gusto), los 80 gramos restantes del azúcar y la mantequilla cortada en cubitos. Mezclar bien con las manos todos los ingredientes, hasta obtener unas migas. No tiene que quedar una masa compacta sino que tienen que ser unas migas con la uniformidad que nos guste que quede al final el crumble.
5. Añadirle la avena a la masa arenosa anterior.
6. Repartir la mezcla anterior sobre los albaricoques cubriéndolos, hornear durante unos 20-25 min o hasta que la superficie esté doradita. 

Imprimir artículo

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Es un placer encontrarte y poder leerte. Tus comentarios me permiten saber que estás ahí y me animan a seguir. Gracias!