TAPENADE DE TOMATES SECOS, ACEITUNAS Y ALCAPARRAS Y COMO SECAR TOMATES

Bueno, creía que no llegaba para el reto que nos propusimos el pasado julio @hevatarjetadeembarque@juanaguindilla, @cocidodesopa, @cuuking, y @poleomentatejiendo pero ¡lo conseguí!. El reto consistía en un principio en secar tomates al sol pero luego a Heva se le ocurrió que hiciéramos una receta con los tomates secos que hubiéramos conseguido. Y en eso estamos.

Pues bien, comenzó mi andadura para secar los tomates y, aunque lo que intenté secar fueron tomates cherry, no había manera porque, aquí en el norte, el tiempo no me acompañaba y lo único que conseguía era tener un criadero de moho. Pero pillé por ahí a un informado que me dio una serie de claves y al cuarto intento lo conseguí!!! Siempre he sostenido que la vida es de los persistentes.

Los trucos que utilicé es forrar el fondo del cajón que usé de negro y luego ponerle un cristal por encima para incrementar el calor. El "secadero" quedó un poco cutre, pero fue efectivo. Tengo los planos para hacer un secadero de verdad pero no me daba tiempo, otra vez será. Otra de las precauciones fue cortar los tomatitos en rodajas finitas, cuanto más finas más o fácilmente se secan.
Una vez secos ya estaba en situación de poder empezar con la receta. Como hace tiempo que quería subir al blog una receta de tapenade que me encanta he aprovechado para hacerla, en este caso es un tapenade de tomates secos, aceitunas y alcaparras, este último ingrediente no puede faltar porque, según wikipedia, es precisamente el que le da nombre al plato.  

Vamos allá

INGREDIENTES:

El mismo peso de tomates secos hidratados y escurridos que de aceitunas (puedes hacerlo con negras o con verdes a tu gusto yo lo he hecho con negras)
pongamos por ejemplo 100 g de tomates secos y 100 g de aceitunas
aproximadamente un quinto del peso anterior de alcaparras escurridas para 100 g serían 20 g de alcaparras
1 diente de ajo pelado al que le hemos quitado el germen (si no te gusta mucho el ajo reduce cantidades)
40 g de aceite de oliva (para un peso de 100 g de tomates, sino dividir el peso de los tomates entre 2,5)
unas hojas de albahaca fresca
un poco de orégano seco
unas gotas de zumo de limón
Sal

MODO DE HACER

1. Lo primero sería hidratar los tomates con agua, escurrirlos y pesarlos. 

2. Pesar la misma cantidad de aceitunas sin hueso que el peso de los tomates hidratados.

3. Añadir el ajo al que previamente le hemos quitado el germen interior

4. Añadir el aceite de oliva, el limón, las hojas de albahaca picaditas y el orégano. 

5. Pasarlo todo por el procesador de alimentos hasta que quede una pasta, si ves que es demasiado espesa para tu gusto le añades un poco de agua de hidratar los tomates o bien un poco más de aceite, a mi no me ha hecho falta añadir nada.

6. Corregir de sal.

Esta pasta te sirve bien para comerla tal cual o bien como base para otras recetas. Si te sobra algo pues lo puedes meter en un bote y guardarlo en la nevera para usarlo en otro momento:




Imprimir artículo

1 comentario :

  1. Y para persistente mi chica!!! ;) Me encanta la receta que has resuelto con ellos, es una idea fantástica.
    Un besazo enorme!!!

    ResponderEliminar

Es un placer encontrarte y poder leerte. Tus comentarios me permiten saber que estás ahí y me animan a seguir. Gracias!