PIZZA FÁCIL FÁCIL

Estamos otra vez a final de mes con el reto de Bake the World, la casualidad quiso que la noche anterior del día en el que Clara nos mandó el e-mail con la propuesta de BW para el mes de abril hubiera horneado una pizza y pensado que no tenía ninguna receta de pizza en el blog y que iba a subir una. 

Mi idea inicial fue subir la receta de la masa que suelo hacer habitualmente, que es amasada, pero entre las sugerencias que nos mandaba Clara había un vídeo de Iban Yarza en el que hacía una pizza sin ningún tipo de amasado, y me picó de tal forma la curiosidad que me prometí a mi misma hacerla. 

El siguiente día que hice pizza en casa la hice de esta forma y al final he decidido que era esta la receta que iba a subir porque es taaaaaaaan fácil que cualquiera (sin tener ninguna experiencia en masas) puede hacerla, lo cual es un gran valor añadido.

Pero he tenido que hacer varios intentos para conseguir fotografiarla porque como normalmente este plato lo hago para la noche pues no tengo luz para hacer las fotos lo que me complica un poco la vida. Así que al final un día que se quedó mi hija en casa a la tarde para estudiar decidí hacer una pizza de merienda-cena y conseguir las fotos. Por un momento pensé que no lo iba a conseguir antes de la fecha de publicación!.

Como veréis en esta versión sólo se mezclan los ingredientes y se deja reposar en la nevera como mínimo 24 horas, lo cual hace que se pueda tener preparada con anticipación y en el momento de hornear únicamente estirar la masa, ponerle el relleno encima y al horno!

Yo horneo con piedra de hornear (porque tengo) pero Iban nos explica que, si no tienes, se puede meter la pizza en el suelo del horno y tenerla allí unos minutos, y subirla luego más arriba. 


PUDING DE ACELGAS Y PATATAS

Ya es el último lunes del mes así que toca reto de tía Alia, después de un par de meses en los que no he podido participar por falta de tiempo no quería dejar de publicar hoy, y entre el reto dulce y el salado me he decidido por este último (aunque me tentaban los dos) porque suelo tener bastantes acelgas de la huerta y me parece una excelente manera de darles salida. Tengo que decir que en casa, sobre todo con mi hijo al que no le gustan demasiado las acelgas, ha triunfado el plato. 




En vez de hacer un único puding, lo cuajé en formas individuales con aros de emplatar y sobre pequeñas fuentes de horno, rápido, sencillo y rico. Y en lugar de baño maria cuajé al calor directo del horno. 

POLLO A LA CERVEZA NEGRA

Ha llegado el último domingo del mes y con él la publicación del reto el asaltablogs, este reto me gusta más que ningún otro porque no hay que hacer un plato fijo, o cocinar un ingrediente marcado,  sino que se puede elegir entre todos los que tiene el blog asaltado. Y aunque eso es una maravilla, por otro lado todas los meses acaba siendo bastante complicado elegir solo una receta para reproducir. 

Este mes le ha tocado a libia del blog tartis y más ser la asaltada y, fiel a mi costumbre de todos los meses me he puesto el antifaz y he repasado los planos de la cocina de libia para robarle alguno de sus tesoros. He tenido varios en cartel pero al final me he decidido por este pollo a la cerveza negra y no me arrepiento. 

Suelo hacer pollo a la cerveza en casa, pero nunca lo había probado con cerveza negra y la verdad es que aunque inicialmente pensé que no iba a haber una gran diferencia, la cerveza negra le aporta un punto diferente que, a mi juicio, mejora el plato. Os animo a que lo probéis, porque además es un plato muy cómodo para el día a día porque se puede dejar preparado desde el día anterior y cuando se va a comer únicamente calentar. 

Yo suelo hacer esta receta con un pollo entero troceado, o bien con muslos y contramuslos (como en este caso). Y esta vez le he añadido además es unas patatas fritas en dados que las he servido junto con el pollo a modo de guarnición. Lo clásico a veces es un excelente recurso. Si queréis ver la receta original de Libia pinchad aqui, le he hecho algún cambio, a diferencia de ella yo no le he puesto pimiento rojo, solo verde, en su lugar le he puesto un poco de zanahoria, no le he añadido harina a la receta, pero si le he puesto un par de dientes de ajo, y un bouquet garni (un atadillo de hierbas aromáticas). 

Pues aquí os la dejo, y os animo a probarla. 

PASTEIS DE FEIJÃO

La traducción literal de esta entrada es Pasteles de alubia, si, habéis leído bien, pasteles hechos con alubias blancas... y almendra y yema!


De mi reciente viaje a Portugal, como ya os conté en la entrada del Bacalao à Brás, me he traído unas cuantas ideas y unos cuantos libros que iré compartiendo en el blog. El caso es que los pasteles más famosos de Portugal son los pasteles de Belem, pero la repostería portuguesa no acaba allí ni mucho menos. 

Tuve la oportunidad de comer unos ricos pastelitos que se venden envueltos en papel y que saben mucho a almendra y que los hacen en Torres Vedras. Cuando Nazaré (una lisboeta que nos acompañaba) me dijo que estaban hechos con alubias blancas mi curiosidad culinaria se encendió, porque si bien al comerlos no había duda de que tenían almendra y yema, no podía sacarles el gusto de la alubia, ni siquiera cuando ya sabía que la llevaba. 

Como ella no supo decirme como los hacían, si la alubia ponían cruda y hecha harina, o cocida, etc, pues me puse a investigar y me encontré con que la receta que aparecía en los libros y en algunos blogs portugueses era en todos los casos muy similar, con muy pocas variaciones de unas a otras. Así que he hecho un remix de todo lo que he leído y aquí os traigo la receta resultante. Ricos de verdad y con un ingrediente sorpresa sorprendente. 

Y de lo que aprendí os cuento un poco más: estos pasteles los hizo por primera vez Dª Joaquina Rodrigues vecina de Torres Vedras a finales del siglo XIX, que los hacía sólo para conocidos y familiares, no fue ella quien los comercializó sino Dª María Adelaide Rodrigues da Silva (Mazinha). Hoy en día hay muchas diferentes fábricas que producen estos pastelitos. 


BACALHAU À BRÁS O DOURADO- BACALAO À BRÁS O DORADO

Como lo prometido es deuda, hoy traigo un plato que tuve la suerte de comer en el último viaje a Lisboa: Bacalao á Brás, Bráz o Dorado. Es un plato que se llama así porque tomo el nombre del primer autor del mismo el Sr. Brás o Bráz.  Sus ingredientes son sencillos, patatas, cebolla, ajo, huevos y, por supuesto, bacalao, un poco de perejil y unas aceitunas negras.




El chef José Avillez es una referencia en la gastronomía Portuguesa que tiene cuatro restaurantes en Lisboa, más concretamente en el barrio de Chiado: el Belcanto, con una estrella michelín, el café Lisboa, el Cantiñho do Avillez, y la pizzeria Lisboa. Tuve la ocasión de comer en dos de ellos, y una de las veces pedí el típico bacalao à Brás que si bien es un plato de aprovechamiento este chef lo ha reinterpretado y lo sirve con "aceitunas explosivas". Estas no son otra cosa que esferificaciones de una vinagreta que explota en la boca junto con el bocado del bacalao produciendo un efecto muy interesante. Os dejo una fotografía que tomé con el móvil de mi plato en el restaurante. Si viajáis a Lisboa y tenéis oportunidad de visitar alguno de sus restaurantes os lo recomiendo, entre los cuatro se encentran cartas para todos los bolsíllos, el más caro es el Belcanto y la más barata la Pizzeria.




Yo he querido repetir esta receta en casa porque me pareció un plato muy completo y muy fino y he aprovechado estas fechas tan típicas para comer bacalao y tengo que decir que el éxito ha sido total. 

Curiosamente compré un librito titulado "100 maneiras de cozinhar bacalhau" de Rosa Maria y, a pesar del elevado número de recetas de bacalao que contiene esta no está allí, pero seguro que encuentro alguna otra de interés. Compré otros libros de los que ya os iré hablando y también me traje otras recetas dulces y saladas que iré colgando poco a poco cuando tenga un poco más de tiempo.

























Os dejo con la receta.

ECLAIRS O RELÁMPAGOS

Estos eclairs, relámpagos o chuchos me encantan, son unos pastelitos de origen francés que aparecieron en el siglo XIX donde fueron llamados "pan de duquesa" o "duquesitas" hasta 1850, se cree que fue el chef Antonin Carême el que los hizo por primera vez.
No son otra cosa que pasta choux, como la de los profiteroles, que es una masa escaldada y llevan un relleno que puede ser una crema pastelera, chiboust u otra con café, chocolate... y, por último, a modo de adorno una capa de fondant pastelero (que no es el mismo fondant que se usa para decorar las tartas) bien blanco o bien con café, o una capita de chocolate...

En mi caso he usado fondant pastelero blanco y un relleno de crema pastelera a lo clásico, porque como ya he dicho al principio ¡me encantan!

MEJILLONES A LA MARINERA

Me encantan los mejillones, para mi tienen un sabor a mar inigualable. He comido excelentes mejillones en muchas partes del mundo, pero guardo un recuerdo muy especial de unos que comí en un pueblecito pesquero (o al menos costero) cerca de Victoria en Canadá, estaban hechos al vapor con una salsa marinera, o al menos eso es lo que me pareció. Así que el otro día hice unos como creo que estaban hechos aquellos (míticos para mi) y aunque no eran iguales me gustaron mucho, así que hice unas fotos y aquí os los traigo. 

Creo que el mayor secreto para que unos mejillones estén ricos es el género, es decir que la materia prima sea buena y fresca. 

La última semana he andado muy liada y no he podido publicar, tengo varias entradas medio preparadas pero he ido con la lengua fuera, espero poder ir completándolas y regularizarme un poco en las publicaciones, aunque no sé porque mañana tengo que viajar otra vez. Eso si, suelo aprovechar para encontrar lo más típico de gastronomía en el lugar que visito y luego probar a hacerlo y, si me gusta, traerlo aquí. Ya os contaré que me encuentro por ahí.