TARATOR BULGARO (SOPA FRIA DE PEPINO Y YOGUR)

Hace como un mes tuve que hacer un desplazamiento en avión por cuestiones de trabajo y encontré la revista que ofrece la compañía aérea, si, esa que suele estar en la bolsa del asiento delantero junto con el menú (si se le puede llamar así porque más bien parece el anuncio de un atraco a mano armada) y las instrucciones para atar el cinturón y la utilización de mascarillas. 

Ojeándola y hojeándola (echándole un ojo y pasando las páginas), me topé con un artículo que decía LA SOPA DEL PAÍS DEL YOGUR que escribía Luis Palacio y que inmediatamente captó mi atención haciendo que me detuviera en el mismo. La sopa, de origen Búlgaro, llamada tarator es una sopa fría basada en el producto de mayor consumo nacional el yogur. Pero lo que captó mi atención no fué esto sino que el segundo ingrediente con más relevancia en la sopa era el pepino. 

Pues bien, lo que me pasa con el calabacín me pasa con el pepino, siempre estoy buscando recetas nuevas para darles salida en temporada. Y esta sopa me pareció una alternativa muy fresca y diferente al típico gazpacho que apetece cuando "aprieta la calor", y con el aliciente añadido de llevar pepino. 

El pepino es una fuente de vitaminas, contiene B2, B3, B5, B6, C y ácido fólico y una cantidad no despreciable de calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, y zinc. Todo esto junto con el porcentaje elevado de agua que contiene ayuda a hidratarse y también es muy energético, siendo un alimento recomendado como tónico o estimulante. 

En esta receta va acompañado de nueces que, a su vez, un alimento que aporta energía a la par que un sin fin de otros elementos como minerales, polifenoles, omega 3 y 6, etc. 

La sopa se hace añadiendo agua o hielo pero hay otra versión (según contaba el artículo) la snejanka o snezhanka en la que se cuela el yogur para retirarle todo el líquido. Pues bien, yo he hecho una intermedia, ni le he añadido agua, ni le he retirado el líquido al yogur. 


INGREDIENTES

2 pepinos medianos
500 g yogur - 4 yogures (si puedes acceder a yogur búlgaro pues mejor que mejor)
1 diente de ajo (yo puse uno pero en la receta indicaban más, a mi no me gusta con demasiado sabor a ajo)
un puñadito de nueces (unos 50 g)
1 manojo de eneldo
Aceite de oliva virgen extra (yo se lo puse a ojo y en la receta no indicaba cantidad) 
Sal

MODO DE HACER

1. Pelar los pepinos y cortarlos en daditos pequeños. Reservar. Picar las nueces y reservar.
2. En un mortero poner el diente de ajo muy picadito con el aceite y machacarlo. Añadir parte de las nueces también picadas y seguir machacando. 
3. En un bol batir el yogur. 
4. Una vez bien batido añadir el aceite con el ajo y las nueces y remover hasta que quede homogéneo. 
5. Añadir pepino cortado en dados muy finos y el eneldo y remover. 
6. Añadir el resto de las nueces reservando unas pocas para poner por encima a la hora de servir. 
7. Con respecto a la sal, si vas a comerlo inmediatamente a prepararlo añádele la sal al gusto al añadir el pepino, pero si lo vas a dejar reposar unas horas antes de comerlo te recomiendo que lo sales en el momento de servir porque la sal actuaría sacando el agua del yogur y se te puede quedar en dos fases. 

Como ves es muy fácil de preparar y es un primer plato fresco, nutritivo y muy saludable. Si le quieres quitar calorías ponle pocas nueces. 

Imprimir artículo

2 comentarios :

  1. Nosotras también la hacemos y nos encanta ,te ha quedado súper bien y las fotos preciosísimas.
    Un beso y buen finde.
    Lourdes

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado la apreciación de hojear y ojear :D

    En casa nos gusta mucho pero siempre la hemos llamado crema fría de pepino, mira qué simples somos!
    Besos guapa!

    ResponderEliminar

Es un placer encontrarte y poder leerte. Tus comentarios me permiten saber que estás ahí y me animan a seguir. Gracias!