CALAMARES RELLENOS O TXIPIRONES EN SU TINTA - RETO TÍA ALIA JUNIO 2013

Este mes en cuanto vi el reto de tía Alia me decidí por la receta salada, los txipirones, chipirones, jibiones o calamares rellenos que son una de mis debilidades y también de parte de mi familia.

 
 
 

 Pero cuando leí la receta me di cuenta de que no era exactamente la misma que se hace en casa y me entró la duda de si ser fiel a Tía Alia o a la tradición familiar.
 


El otro día tuve que ir a Santander y estuve comiendo en "la Bodega del Riojano" en la calle Rio de la Pila, sitio que recomiendo, y me sacaron unos txipirones con un relleno similar al que propone la receta de tía Alia, muy ricos pero diferentes a los de casa. Eso mismo me sirvió para decidirme a hacer la receta tradicional de mi familia, pensé hacerlo en honor a mi bisabuela María a la que tuve el gusto de conocer y de la que me quedé con su copla de que el secreto de una buena salsa para los txipirones es ponerles un pimiento verde y con la de mi abuela Adelaida (hija de la anterior) que siempre decía, al hacer la salsa de los txipirones, cuando pienses que ya has puesto suficiente cebolla todavía tienes que poner el doble.  

Bueno, en definitiva que he hecho txipirones rellenos con sus propias patas y aletas, sin huevo ni cebolla, y la salsa en lugar de hacerla de tomate la he hecho con mucha cebolla y un poco de tomate. Los ingredientes los mismos (menos el huevo), la forma de hacerlos diferente, pero fiel a la tradición familiar. Espero que os gusten.

INGREDIENTES:

4 Txipirones por persona si son grandes mas si son pequeños
La cantidad de verdura para la salsa dependerá de la cantidad de salsa que queramos hacer una idea aproximada para kilo y medio de txipirones es:
3 cebollas
1 pimiento verde
1 tomate de pera
1 diente de ajo
las tintas de los calamares
1 cucharada de tinta de calamar "Nortindal", es mucho más fácil de manejar que las congeladas y, además, tiene sabor.

MODO DE HACER:

Lo más tedioso de esta receta es limpiar los calamares, pero es también lo más importante para el éxito de la receta, aunque es posible que esté de más voy a explicar como hacerlo:

1.- Meter los dedos y sacar las patas del calamar junto con el hueso, etc. Reservar.
2.- Una vez vacíos y sin quitarles las aletas desprender la telilla morada que lo recubre entero. Ser cuidadoso quitándola toda.
3.- Quitar las aletas y reservar.
4.- Darle la vuelta a la carcasa limpiando bien la parte interior del calamar y después volver a darle la vuelta.
5.- Del relleno del paso 1 quitar la tinta y reservar en un cuenco. Quedarnos con las patas a las que les quitamos las ventosas.
6.- Introducir las patas y las aletas dentro de las carcasas y reservar.

Para la salsa poner en una cazuela aceite, el diente de ajo y la cebolla picada en juliana junto con el pimiento verde, salpimentar y dejar que se haga un poco. Una vez que se ha pochado un poco la cebolla se incorporan los txipirones y se deja hacer todo junto añadiendo el agua que se considere necesario.

Si los txipirones están hechos antes que la cebolla se retira y se deja que se siga haciendo, hay que tener en cuenta que los txipirones tienen dos puntos de cocción uno es de pocos minutos pasados los cuales necesitan tiempo para que se ablanden y se hagan. En este plato usamos este segundo punto de cocción. El punto es que los jibiones tomen un color doradito.
 
En este punto se pasa la salsa con un pasapurés y se le añaden las tintas reservadas de los calamares y la cuchara de tinta nortidal, removiendo de forma que quede una salsa homogénea negra, se vuelven a añadir los txipirones y se deja hacer todo junto suavemente.
 
Un plato tradicional del que, al menos en mi casa, no se cansan nunca.
 
 
Imprimir artículo

6 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Te han quedado maravillosos, qué buena idea hacer caso de la sabiduría de los mayores de la familia, verdad?
    Nosotras nos hemos decidido por la receta dulce, que también nos ha encantado hacer.
    Besitos, guapa

    ResponderEliminar
  3. Que buena pinta con esa salsita!!!!! tan negros nunca los he preparado, pero para los próximos me animo. Besoss,

    ResponderEliminar
  4. Magdalena, pasamos de una tradición familiar a otra. La tuya más negra y con menos relleno pero igualmente rica. Yo es que los calamares en su tinta, ya sean rellenos o no, me los comería hasta para desayunar!

    Gracias por participar en el reto y hasta pronto !!!

    ResponderEliminar

Es un placer encontrarte y poder leerte. Tus comentarios me permiten saber que estás ahí y me animan a seguir. Gracias!